sábado, 26 de julio de 2008

LA SAGA HUMANA

Un libro de Juan Luis Arsuaga
Ilustraciones de Adríe Kennís y Alfons Kennís
-“A Charles Darwin, el principal descubridor de la teoría de la evolución, le sorprendía mucho que los hombres y las mujeres tuviéramos unos caninos tan pequeños, cuando los de los monos son siempre grandes, sobre todo en los machos. ¿Por qué habremos renunciado a unas armas tan útiles?, se preguntaba este eminente científico. Seguramente, en el curso de nuestra evolución, las habremos sustituido por las armas, pensaba.”
-“Los chimpancés son, evolutivamente, nuestros hermanos, y por lo tanto no podemos mirarlos como nuestros padres.”
-“No hay mamífero social que no disponga de eficaces mecanismos para controlar la violencia, con pautas de apaciguamiento que bloquean la agresión y protegen a los débiles frente a los fuertes, de modo que se mantenga el orden jerárquico sin que se vierta demasiada sangre, pero nosotros los hemos superado a todos a la hora de organizar la convivencia.”
-“En los momentos más crudos de las glaciaciones, las grandes praderas se extendían infinitas, monótonas, inacabables, por gran parte de Europa y Asia. En ellas pastaban hatos de caballos, bisontes, renos, bueyes almizcleros, antílopes saiga, mamuts, rinocerontes lanudos, ciervos…Los leones de piel canela y melena corta los acechaban en grupo, desplegándose para cortarles la salida.”
-“En nosotros, los humanos modernos, el pelo de la cabeza crece muchísimo, claramente más que el del resto del cuerpo. Los hombres, además, tienen barba, que también crece y crece si no se afeita. Los chimpancés en cambio no van a la peluquería, ni tienen que afeitarse, porque el pelo de la cabeza y el de la cara no es más largo que el del resto del cuerpo. En otras palabras, el Homo sapiens tiene poco pelo en el cuerpo, una originalidad de nuestra especie, y en cambio muestra cabello y barba, que también son únicos en el panorama de los primates. No somos monos completamente desnudos.”
-“¿Para qué servirá que el pelo de la cabeza sea tan largo? No tengo contestación para esa pregunta y tampoco sé en que momento de la evolución humana aparecieron el cabello y la barba de crecimiento continuo. Aquí suponemos que hace 400.000 años ya existían, pero no hay pruebas.”
-“En Europa, y en gran parte de Asia, no hay productos vegetales adecuados para el consumo humano durante la mayor parte del año. Dicho de otro modo, solo a finales de verano y en el otoño, en la época de los frutos, podemos alimentarnos de plantas.”
-“Si nos detenemos un momento a imaginar cómo sería la vida de cada día de un grupo humano en los alrededores de un campamento prehistórico, tendríamos una escena costumbrista. Quizá no veríamos a los cazadores, que se habrían ido lejos en busca de una gran presa, un animal de prestigio, del que poder enorgullecerse, que daría comida para muchos días a toda la banda y que haría producir ruido de tripas, primero, y luego gruñidos de satisfacción.”
-“Hay que imaginar unos seres humanos que vivían en plena naturaleza, que verían a los animales de una forma completamente distinta a como los vemos nosotros en un zoológico y que tenían un sentimiento sagrado y trascendente de los paisajes que habitaban.” “Y también hay que recrear, para comprenderlos, una sociedad ansiosa de entender el mundo y lo que pasa en él, o sea, de explicar lo inexplicable, genial tejedora y ávida devoradora de historias.”
-“En la historia de la caza, y de la guerra, si queremos llamarla así, o de la agresión entre personas, ha habido una lenta mejora del armamento, que, eso sí, se ha acelerado en los últimos siglos y termina con la bomba de hidrógeno.”
-“La mente simbólica permitió aumentar el tamaño de la comunidad, que hasta entonces solo estaba basada en el parentesco y que se componía de individuos que se conocen, como en el resto de los mamíferos sociales.”
-“Porque cada vez que hablamos del mar embravecido, del río alegre y charlatán, de la altivez del águila, de la dignidad de la montaña, de la crueldad del invierno, de la caricia del sol, de la astucia del zorro o de la austeridad de la sabina, les estamos atribuyendo personalidad.”

domingo, 13 de julio de 2008

Lecturas recomendadas: VIDA Y DESTINO


.- “El fascismo y el hombre no pueden coexistir. Cuando el fascismo vence, el hombre deja de existir, quedan sólo criaturas antropoides que han sufrido una transformación interna. Pero cuando es el hombre, el hombre dotado de libertad, razón y bondad, el que vence, es el fascismo el que muere y aquellos que se habían sometido a él vuelven a ser hombres.”
.- “Sagaidak comprendía estos asuntos mejor que nadie. Durante mucho tiempo había trabajado en un periódico; primero había dirigido la sección de información, después la sección de agricultura; luego, durante casi dos años, fue redactor del principal periódico de Kiev. Consideraba que el principal objetivo de su periódico era instruir al lector y no ofrecer sin análisis información caótica sobre los acontecimientos más diversos, a menudo fortuitos. Si el redactor jefe Sagaidak lo estimaba oportuno podía obviar cualquier acontecimiento: guardar silencio sobre una pésima cosecha, un poema ideológicamente poco apropiado, un cuadro formalista, una epizootia de ganado, un terremoto, el hundimiento de un acorazado, no ver la fuerza de una ola oceánica que de golpe había engullido a miles de personas, o un enorme incendio en una mina. A su modo de ver estos acontecimientos no tenían significado y, por tanto, no debían ocupar la mente del lector, el periodista o el escritor.”
.- “El tiempo se había demorado aquí y todavía corría el lobo gris….”
.- “La primera mitad del siglo XX será recordada como una época de grandes descubrimientos científicos, revoluciones, grandiosas transformaciones sociales y dos guerras mundiales.
.- “Antes de la guerra Guétmanov había estado al frente de una región. Pronunciaba discursos sobre la producción de ladrillos y la organización del trabajo de investigación científica en una filial del Instituto de Carbón, hablaba de la calidad de la cocción del pan en al fábrica de pan de la ciudad, de los defectos de la novela Llamas azules publicada en el almanaque local, de la reparación del parque de tractores, del inadecuado almacenamiento de las mercancías en las naves locales, sobre la epidemia de peste aviaria en los corrales de los koljoses.”
.- “A Lidia: pertenezco a la tribu de los asra, que mueren cuando aman” (N.del T.: Cita del poema de Heine, El asra.)
.- “-Ah, queridos amigos –exclamó de repente Madiárov-, ¿os imagináis lo que es la libertad de prensa? Una hermosa mañana después de la guerra abrís el periódico y en lugar de encontrar un editorial exultante, o la habitual carta de los trabajadores al gran Stalin, o un artículo acerca de la brigada de fundidores de obreros que han trabajado un día extra en honor a las elecciones del Sóviet Supremo, o las historias sobre los trabajadores de Estados Unidos que han acogido el nuevo año en una situación de desesperación por el paro creciente y la miseria, imaginad que encontráis… ¡Información! ¿Os imagináis un periódico así? ¡Un periódico que ofrece información!”
.- “La estepa calmuca parece triste y melancólica cuando se ve por primera vez, cuando vas el automóvil lleno de preocupación e inquietud y tus ojos siguen distraídamente las colinas emergiendo despacio en el horizonte para luego ser poco a poco engullidas…”
.- “….el amor se parece al carbón: cuando está candente, quema; cuando está frío, ensucia.”
.-“El hombre no entiende que las ciudades construidas por él no son parte integrante de la naturaleza”
.- “El antisemitismo nunca es un fin, siempre es un medio; es un criterio para medir contradicciones que no tienen salida”
.- “El misterio de los misterios de la guerra, su carácter trágico, consistía en el derecho que tenía un hombre de enviar a la muerte a otro hombre. Este derecho se basaba en la suposición de que los hombres iban a enfrentarse al fuego enemigo en nombre de una causa común.”
.- “Los seleccionados fueron alineados en filas de cinco, de cara al cartel que había sobre las puertas del campo: Arbeit macht frei.” (El trabajo os hará libres)

miércoles, 2 de julio de 2008

¿Por fin llegó el progreso? ¿la EXPO?


RECUERDA (II)
. .
Quién recuerda las siegas por los campos.
Quién recuerda el verano por las eras.
Quién recuerda el calor por los restojos.
Quién recuerda la siesta en lajeras.
. .
Al llegar las fiestas, los danzantes,
en la torre a bando las campanas,
la albahaca perfumando los ambientes
y las gentes riendo las motadas.
. .
Quién recuerda las negras chimeneas,
la dueña sentada en la cadiera,
los hombres, jurando por las cuadras,
la mesa, el porrón y la sopera.
. .
Los candiles colgados por los patios,
la horca, la hoz, la cebadera,
los gatos durmiendo en los hogares,
el caldero, la olla y la espedera.
. .
Quién no ha visto adornar collerones.
Quién no ha visto colgados a los trucos,
que se miran tristes de nostalgias
a olvidados recuerdos de difuntos.
. .
La nobleza en el pecho por bandera,
encorvados todo el día por los montes
con la vista en el surco o en la reja
sin poder observar los horizontes.
. .
Los ricos viviendo como reyes
los pobres, de hambre siempre presos
los unos durmiendo en los laureles,
los otros rompiéndose los huesos.
. .
Por la vida envueltos en sorpresas
como amor que existe sin un beso,
perdidos entre el monte y las empresas
sin saber qué lugar nos da el progreso.
. .
D. Lana. Programa de fiestas de Sariñena, año 1976.