domingo, 9 de marzo de 2014

LA CATEDRAL DEL MAR

Un libro de Ildefonso Falcones
Editado por Grijalbo -2006-.

De vez en cuando A la sombra de la Sabina cuelga post sobre sus lecturas, solo de vez en cuando. Soy un lector errático e impenitente que, algunas veces, toma notas de lo que lee; mis post no son otra cosa que la traslación de esas ideas que encuentro, de frases literarias, conceptos que no quiero olvidar, de esbozos que me importan y que pueden importar a otros lectores. Estos post literarios tienen como objetivo mi propio interés, pero también el de propiciar el interés sobre esos libros del visitante circunstancial al blog, es una recomendación implícita. Son subrayados con cierto proceso de filtración: elijo los buenos, igual me da que sean novelas o libros de  divulgación científica, tienen que ser buenos para mí; si no cuelgo post alguno, y no cuelgo de la mayoría de libros que leo, hay una razón: Son malos.
   Este post es una excepción, espero que sea la primera y la última. Acabo de terminar LA CATEDRAL DEL MAR, un best seller, un superventas; os diré que no soy especialmente aficionado a estas ediciones eminentemente comerciales, me aburren, es raro que encuentre  algo de sustancia, pero el caso es que este libro cayó en mis manos, literalmente, un amigo me  plateó un dilema: o te lo quedas o lo tiro; y  no soy un tipo al que le guste tirar cosas, un libro siempre pude servir para algo más que para leer, además ésta edición es de tapa dura y pesada.    Lo almacené y un día me dije: para poderlo criticar, habrá que leerlo; me he llevado más una sorpresa con libros que los ponían a caldo, hay que hablar con conocimiento de causa y me puse a ello. Es evidente que las opciones que me planteó mi amigo para el futuro de su ejemplar era las atinadas: deshacerse de él.
   Este libro no tiene ni una sola frase digna de extraer y destacar, es prosa simple y correcta, sin más; la literatura es otra cosa, a pársec de distancia de este tipo de culebrones históricos.
   Entonces ¿por qué hago un post sobre esta novela?
    Tengo 2 motivos:
   1º.- ¿Cómo es posible que se vendan 14 ediciones de este libro en cuatro o cinco meses? Respuesta: Lo ignoro. Supongo que es un misterio como las audiencias de la tele-basura de Telecinco.
  2º.-La trama se sitúa en la ciudad de Barcelona, concretamente en el reinado de Pedro IV el Ceremonioso, uno de los reyes importantes de la Corona de Aragón; y es una sarta de incorreciones difíciles de digerir.
  


Hablo desde la perspectiva de un aficionado a la  historia, a la divulgación científica, y por supuesto a la novela histórica. La ficción con componentes reales en el pasado es  un género sugerente: plantea dudas, soluciona incógnitas, da versiones alternativas, muchas veces tan validas como las que se pasan por probadas y oficiales.
Hablo desde la perspectiva de un aficionado a la historia de Aragón que le gusta llamar a las cosas por su nombre; que le enseñaron que después de Viriato venía don Pelayo y los Reyes Católicos. Que se preguntó cómo era posible que  España fuera una nación a finales del siglo XV y sin embargo la Corona de Aragón y la de Castilla no lo fueran antes.
Hablo desde la perspectiva de un romántico de las cosas de mi país, de los que piensa que nadie es mejor que nadie, y que no intenta hacer proselitismo de causa alguna. Hablo desde la admiración hacia el país vecino, hacía Cataluña; soy de esos "que cree que menos mal que el Archivo de la Corona de Aragón está en Barcelona porque si hubiera estado en Zaragoza se lo hubieran comido las ratas". Pero también creo que el Retablo de El Salvador de Berbegal tiene que volver a Aragón, y el Retablo de San Cristóbal de Santaliestra, y la Casucha de San Vicente de Roda de Isábena, y la Urna de Isabel de Aragón de Sijena, y la Virgen de Zaidín. Y cree que no devolver los bienes de los hermanos es una falta de consideración absoluta, y que en Cataluña se confunde a Aragón con Madrid o con España y me duele. Esta  novela es ejemplo de esto último: la mala  intención o el desconocimiento de la historia más allá de la propaganda interesada.
Florín de Oro de
Aragón




UN PEQUEÑO ESBOZO:
Página 248.- “quien reinaba bajo el título de Pedro III de Cataluña” ¿cuándo? La titulación real era la siguente:
Petrus. Dei Gratia Rex Aragonum, Valencie, Maioricarum, Sardinie et Corsice comesque Barchinonensis, Rossilionis et Ceritanie.
(Pedro, por la gracia de Dios, rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña y Córcega y conde de Barcelona, Rosellón y Cerdaña.)

-249.-“primus inter pares para la nobleza catalana” ¿y para la aragonesa o valenciana? 
-256.-“Almogávares catalanes” ¿Solo catalanes? ¿Cuándo?

-276.-“los antiguos reinos catalanes” !¿Qué?!

-322.-Pedro IV, año 1343 en la guerra con el Rosellón ¿y los aragoneses?

-324.-los almogávares gritaban: ¡Aragón! ¡Aragón! O ¡Aragó! ¡Aragó! El autor lo desconoce.

-335.-“el monarca catalán Pedro III” !Qué!

-577.-En una carta dice: “teólogo catalán” “Iglesia catalana” ¿Quién hablaba así en el siglo XIV?

-604.-“parece como si todo lo catalán le repugnase” –de risa-

-604.-Y en otras páginas da la impresión que Calatayud o Monzón fueran unas ciudades más del “Reino de Cataluña”


-609.-“corona de Aragón” con minúscula.
En Wikipedia: El nombre de «Corona de Aragón» se aplica en la historiografía actual a partir de la unión dinástica entre el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona,11 aunque no se utilizó históricamente hasta el reinado de Jaime II el Justo a finales del siglo XIII, y entre el siglo XII y el XIVla expresión más extendida para referirse a los dominios del rey de Aragón fue la de «Casal d'Aragó».12
Entre los siglos XIII y XV, el conjunto de las posesiones del rey era designado con variados nombres como «Corona regni Aragonum»(Corona del reino de Aragón), «Corona Regum Aragoniae» (Corona de los Reyes de Aragón), «Corona Aragonum» (Corona de Aragón) o«Corona Regia», y Lalinde Abadía señala que no hay muchas más razones para hablar de «Corona de Aragón» que para hacerlo de la «Corona del Reino de Aragón» u otras denominaciones cuyo elemento común es ser el conjunto de tierras y gentes que estaban sometidas a la jurisdicción del Rey de Aragón.13 Otros nombres de fines del siglo XIII son «Corona Real», «Patrimonio Real» y excepcionalmente, y en el contexto del Privilegio de anexión de Mallorca a la Corona de Aragón, de 1286, aparece la expresión «regno, dominio et corona Aragonum et Catalonie», que Ferran Soldevila traduce como Corona d'Aragó i Catalunya ('Corona de Aragón y Cataluña'), si bien solo cinco años más tarde, en 1291, en la renovación de estos privilegios, ya se habla de «Reinos de Aragón, Valencia y condado de Barcelona».14 A partir del siglo XIV se simplificó a «Corona de Aragón», «Reinos de Aragón» o simplemente «Aragón».
Por otra parte, existe un sector de la historiografía que considera la estructura territorial de la Corona de Aragón equivalente a la de unaconfederación actual.15 Sin embargo, esta concepción es discutida pues aplica conceptos políticos actuales a estructuras políticas de la Edad Media. También es incorrecto, a pesar de los debates surgidos, referirse a la Corona de Aragón como corona catalano-aragonesa,16puesto que esta denominación fue establecida en el siglo XIX y surge a partir de la renaixença, en obras como la monografía de Antonio de Bofarull, La confederación catalano-aragonesa (Barcelona, Luis Tasso, 1872).17 Por último, cabe señalar que tampoco el propio términoCorona de Aragón, a pesar de su mayor arraigo y amplio uso en la historiografía actual en castellano, se encuentra libre de polémica entre especialistas.18



              
ERRORES DE BULTO:
-El concepto de “pueblo catalán” en el siglo XIV es ridículo, ni catalán, ni aragonés, ni valenciano, ni castellano, y ni mucho menos francés o español. Esos son conceptos románticos, que surgen por lo menos cinco siglos después.

-Pedro IV el Ceremoniso, Pedro III ¿De dónde? ¿de Cataluña? Entonces hay un Reino de Cataluña, ¿dónde lo pone? En Wikipedia en catalán ponen Pere el Cerimoniós, sin numeral, pero después aparece que también se dice Pere IV d’Aragó i Pere III de Catalunya-Aragó,  y que signaba como Pere Terç (por cierto es mucho mejor la entrada en catalán que en castellano, no digamos en aragonés, que solo pone una línea)

-Aragón no solo es el nombre de un país, un reino, un estado, una nación en el concepto medieval o actual, también es el nombre de un río, y  el apellido de los monarcas, el apellido de la casa real. (el autor desconoce todo esto)




Estas visiones erróneas o interesadas de la realidad siempre surgen por un motivo: La historia la escriben los vencedores. En este caso el concepto de España, entiéndase el poder visto desde Madrid, que no desde Castilla. Barcelona hace lo mismo que Madrid: escribir la historia, la mayoría de las veces desde el victimismo, aunque sea evidente que no les fue tan mal, y a las cifras de población me remito.




EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN LA CORONA DE ARAGÓN.
A unos les va mal dentro de España, a otros no tanto.

Población hacia el año 1500. Los países de la Corona se llevaban poco, menos Baleares, ninguno dominaba al resto.
-Aragón……………………..250.000 habitantes
-Cataluña………………….300.000
-Valencia………………… 250.000
-Illes Balears…………51.000

Población en el año 1867. Aragón era mucho mayor que Madrid o el País Vasco hace menos de siglo y medio.
-Aragón…………………... 925.773 habitantes
-Cataluña……………..1.744.052
-Valencia……………… 1.364.036
-Madrid……………………   491.984              
-País Vasco……………….461.889

             
Población en el año 2006. La desigualdad es evidente, Aragón casi no ha crecido. El poder y la industrialización en España, los motores del desarrollo, no nos ha beneficiado en absoluto, más bien al contrario, Aragón ha sufrido a los caciques propios y a los ajenos, y la población, en vez de incrementar, sirvió de mano de obra barata de la burguesía barcelonesa.
-Aragón………………....  1.300.000
-Cataluña……………….   7.100.000
-Valencia………………..  4.800.000
-Illes Balears………….1.000.000
-Madrid………………….    6.000.000
-País Vasco….......2.100.000 
En resumen: 
NO SE OS OCURRA LEER ESTE BODRIO.

domingo, 2 de marzo de 2014

Vientos del Pueblo en Ucrania y Venezuela



LOS LOBOS nacen a principios  de 1971 en un Colegio Mayor de Madrid y todavía siguen en activo. Lo formaron universitarios comprometidos con la libertad y en contra  de la dictadura franquista. En 1972 grabaron para CBS el álbum VIENTOS DEL PUEBLO, con la versión del poema de Miguel Hernández, tal vez sea una de las mejores musicalizaciones de la poesía del de Orihuela; sus voces y su ímpetu convierten la palabra en un himno por la libertad. Gracias. El grupo Los Lobos lo formaban entonces: Leonor Langa, Almudena Langa, Manuel Roiz, Antonio Gómez, Antonio Bernal y José Luis García Martín.





Su página web: http://los-lobos.info/inicio/




VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN
Un poema de Miguel Hernández Gilabert (1910-1942)

Vientos del pueblo me llevan,

vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Miguel Hernández

Miguel Hernández escribió este poema en un  contexto diferente al de Ucrania, Venezuela o España, porque los contextos siempre son diferentes, pero algo no cambia: los hombres tendemos a ser lobos con los hombres y a sublevarnos contra ello. Tarde o temprano un individuo dice basta y se revela, muchas veces es aniquilado por el poder, pero otras su reivindicación subsiste y deja de estar solo, y alguien más se suma a su causa, y después otro más, y lo que en un principio parecía marginal se acaba convirtiendo en dominante, y a veces hasta ganan el partido. 

En Ucrania lo estamos viendo, con inquietud, pues el poder omnipresente no lo abandona gratuitamente, al igual que en Venezuela. Movimientos liberadores y aparentemente democráticos se transforman seudo-dictadores con tipos como Chaves, Maduro, o Putin a la cabeza, lo más paradójico es que haya organizaciones en Europa que les aplauden, y que convoquen manifestaciones en defensa de  Victor Yanukovich en Zaragoza. Alucinante. Ya me creo todo, y me duele. Ver a la izquierda oficial, de partido, de pin en la solapa, de progre de manual, la izquierda que me avergüenza, la falsa izquierda, la de chaqueta de pana y dietas y notas de gastos, la que defiende lo indefendible, sus prerrogativas lo primero, sus enchufados, el despilfarro, la mala gestión, la subvención por el morro a los colegas, la izquierda hipócrita de la  solidaridad, y no la de la justicia. Encontrar ejemplos paradigmáticos es fácil, en Aragón hay muchos, uno es demasiado evidente: Izquierda Unida, en especial su líder en el consistorio zaragozano: José Manuel Alonso; especialista en  mirar para otro lado cuando interesa, también en vanagloriar extrañas obras de dudosa rentabilidad social y económica en el casco antiguo de la ciudad. Más que sospechoso. ¿Qué hilos mueven la acciones de algunos políticos? ¿Quién está detrás?


 Claro que siempre puede haber otro Gamonal, esta vez no contra un ayuntamiento del PP -que se lo suelen merecer por chorizos- tal vez contra uno que se vanagloria de progre de crucifijo y calles en recuerdo de Escrivá de Balaguer, uno al que apoya IU con sus votos; porque aunque  los hombres tendemos a ser lobos con los hombres a veces nos sublevamos contra ello.